See PRO editionContacto

Está aquí: InicioNoticiasHacia dónde va la televisión 4K

Hacia dónde va la televisión 4K

El campo de la imagen explora con ultra altas resoluciones, pero los nuevos productos tardarán años en alcanzar un nivel de ventas adecuado

 

Los tiempos cambian. Y el mundo de la tecnología va cada vez a más, más y más. No hay respiro a la innovación, el mercado no se pierde una para cincelar nuevos productos en las tiendas. A veces, los consumidores, es cierto, quedan absortos pero, en ocasiones, puede llevar a una cierta confusión. ¿Mejor mantener el aparato que tengo en casa? ¿Comprar uno nuevo?

La Ultra Alta Definición va cobrando fuerza. Parecía destinado a los paneles con los que se fabrican los nuevos modelos de televisores, pero la calidad de imagen ha dado importantes en materia de movilidad, donde ya vemos propuestas que alcanzan tantas líneas y capaces de grabar vídeo en esta definición.

Esta calidad de imagen es el 4K, cuyo nombre contiene una resolución horizontal cercana a los 4.000 píxeles y representa hasta cuatro veces más que el Full HD. La proporción vertical varía en función del producto, y cabe recordar que en lo que se refiere a pantallas, lo importante es la densidad de los píxeles.

La mayoría de fabricantes de televisores (como Samsung, LG, Panasonic, Philips o Sony) ya trabajan desde hace casi dos años en modelos con resolución 4K. Su pelea es mostrar la fiabilidad y gran experiencia de este tipo de pantallas. Pero el camino prosigue e ingenieros y desarrolladores trabajan en una mayor calidad de imagen.

Durante la pasada edición de la feria tecnológica IFA de Berlín, que se celebró la pasada semana en la capital alemana, LG fue más allá al desvelar un prototipo de televisor de 8K, que tiene hasta 16 veces más resolución que un HD. Esto es, 7.680 x 4.329 píxeles.

Y todo, a pesar de que la Ultra Alta Definición aún no ha penetrado en el hogar medio (se han vendido el doble de televisores con esta calidad que el pasado año). Pero las firmas tecnológica empujan a sus productos a resoluciones insospechadas, que tardarán años en alcanzar un nivel de ventas adecuado.

Ese gran desafío al que enfrentan las pantallas 4K lleva a visualizar uno de los posibles escollos para su mayor acogida en el mercado. La tecnología existe, sí, pero la calidad de emisión de los radiodifusores aún dista mucho de las calidades ofrecidas por el producto en cuestión, esto es, el televisor. Actualmente solo existe un canal en UHD (TVE-4K), así como diversas pruebas 4K por TDT (La TDT 2 y el formato de compresión HEVC).

La ausencia de contenidos es palpable y una de los principales freno a su popularización. Lo que hacen estos televisores es escalar la imagen que reciben, con lo cual si esta es inferior a la que soporta la imagen no será como esperamos. Esto, unido a los altos precios (superior a 1.500 euros), ha hecho que aún no tengan un consumo masivo. «Para ver la televisión [a esta calidad UHD] nos enfrentamos al problema del ancho de banda disponible para poder emitir señales. Cuando más calidad de información necesitas enviar más ancho de banda se requiere. El espectro radioeléctrico actual está limitado», explica Luis Navarrete, especialista de producto de electrónica de consumo de LG Electronics.

Es la pescadilla que se muerde la cola. Los fabricantes deben proporcionar dispositivos de más resolución pero los radiodifusores (cadenas) también deben emitir en mayor calidad. «Cuando una persona se compra el televisor lo que quiere es básicamente ver la televisión, aunque haya dispositivos de reproducción que soportan calidad 4K», subraya.

Ahí es donde la cadena de valor se rompe. La «caja tonta», que cada vez es menos tonta gracias a las nuevas funciones implementadas gracias a los servicios de internet, el proveedor del contenido y los radiodifusores tienen que adaptarse para que, en algún momento, esa mayor resolución de imagen salte al sofá de casa. «Para ver televisión hoy en dia no hay emisiones en 4K. Sin embargo, otra forma de ver contenidos es a través de ‘streaming’ desde plataformas como Wuaki o Netflix», matiza.

A su juicio, dispositivos hay, contenidos hay. «El único problema es la difusión de los contenidos, pero empieza a haber soluciones a través de streaming, ya que, de momento, por satélite y TDT no existe esa posibilidad», comenta este experto, quien vaticina que donde va a llegar antes la distribución de contenidos en 4K «será a través de internet».

Precisamente, ha sido gracias a conectarse a la Red cuando el televisor actual ha pasado de ser una pantalla donde aparecen imágenes a ser una máquina de entretener, con servicios interesantes y útil, posibilidad de navegar por internet, compartir comentarios en redes sociales, controlada por voz y gestos. Un catálogo de posibilidades que prometen una gran experiencia visual. Como mirar por la ventana, dicen los fabricantes.

Fuente: http://www.abc.es/tecnologia/electronica-imagen/20140913/abci-televisiones-4K-futuro-201409121454.html

Contacto

Para saber más acerca de nuestros productos y servicios

Contáctanos

Para mejorar la calidad de servicios hacia nuestros clientes aceptamos todas las tarjetas de crédito y debito

Ir arriba